muro-cementerio-Fuco-Reyes

¿Cómo sabe la cámara lo que el fotógrafo quiere que sea real?

Todavía seguimos pensando que lo que vemos “ahí afuera” es real (aquí utilizo real en el sentido de que lo que observamos es independiente del observador). Es curioso, porque como fotógrafos sabemos que la cámara “mira”  de una manera diferente a la nuestra y aún así  nos esforzamos continuamente por conseguir que nuestras imágenes parezcan “lo más reales  posibles” y así ser fieles a nuestra concepción del mundo tan centrada en nosotros mismos y en esa idea que perdura desde la invención de la fotografía y que nos hace pensar que las fotografías son fieles a la realidad.

Creemos que una manzana es roja (como si fuera una cualidad de la propia manzana)  cuando lo que ocurre es que  absorbe todas la longitudes de onda excepto el rojo, somos ciegos a la luz ultravioleta o la infrarroja (aunque acaba afectando a las fotografías),  la posición de nuestros ojos nos da una visión estereóptica  de las cosas con un determinado ángulo de visión,  nuestro cerebro nos permite ver en tres dimensiones  aunque las imágenes  sólo tengan dos  y la temperatura de color de la luz  nos da múltiples quebraderos de cabeza porque la cámara la registra, pero nosotros solo la tenemos presente cuando contemplamos el resultado.

… Y ahora mismo ya no estoy muy seguro de que todo esto sea muy real o no,  pero, sinceramente, tampoco me importa demasiado,  por que se me ocurre que  puede servir para  plantearme  otras maneras de mirar , o de construir, o de fotografiar y  adoptar así  otros puntos de vista en esto  de  fotografiar que nos libere un poco nuestras prisiones visuales tan habituales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *