Abro la caja. Contiene una fotografía. Un paisaje que no conozco. Necesito mirarlo detenidamente antes de que se desvanezca.
Abro la caja. Contiene una fotografía. Una mujer que no conozco. Necesito mirarla detenidamente andes de que se desvanezca.
Abro la caja. Contiene una fotografía. Mi retrato. Alguien a quien no conozco. Necesito mirarme detenidamente antes de desvanecerme.

Estamos organizando una nueva edición del taller PAISAJES INTERIORES en Serra do Courel los días 14, 15 y 16 de julio y que tendrá como tema: EL PAISAJE DESDE LA FOTOGRAFÍA DE AUTOR

El Taller se desarrollará en una casa rural en la aldea de Seceda lo que nos permitirá hacer fotografías en uno de los parajes naturales más impresionantes de Galicia.

El taller está dirigido a quienes ya tenéis un conocimiento básico o avanzado de la técnica fotográfica pero que queréis llevar vuestro trabajo a un siguiente nivel en el que vuestras imágenes tengan un carácter más personal; una fotografía alejada de clichés y que tiene que más con la subjetividad y con nuestra propia visión. El objetivo es que cada participante realice un pequeño proyecto a través de su visión personal utilizando como tema el entorno del Courel.

Lo haremos a través de diferentes actividades:

– Trabajo teórico sobre autores.

-Realización de una pequeña serie de carácter autoral

– Actividades de fotografía aprovechando el magnífico entorno de O Courel

– Visionado de fotografías y revisión grupal de las mismas.

Comenzará el viernes de tarde (entre las siete u ocho) y terminará el domingo después de comer.

Las rutas a pie  que se hagan no tendrán ninguna dificultad técnica y siempre con la idea de fotografiar y disfrutar de la naturaleza.

Material necesario:

– cámara con sus accesorios correspondientes (baterías, tarjetas) y trípode (recomendable pero no imprescindible)

– ropa y calzado adecuado para andar

– portátil (recomendable pero no imprescindible para facilitar  la descarga y edición de las fotos que hagáis para los visionados)

– mochila pequeña

– ganas de disfrutar de la naturaleza y de la fotografía compartiendo el fin de semana con un grupo de 12 personas (imprescindible)

El precio del taller es de 170 euros. Se incluye el taller, el alojamiento y la comida del fin de semana.

Para realizar la inscripción, o solicitar más información, enviad un correo a fotografiadescubierta@gmail.com

Fuco Reyes

Un par de enlaces a los trabajos realizados en  ediciones anteriores

sin-titulo-1-5

Pongo esta canción justo después de saber que ya no estás, e intento averiguar qué diferencia marca tu muerte en lo que escucho, querido Cohen. Estos versos me conmueven igual que otras veces, que no muchas, porque no quiero que la familiaridad me habitúe al misterio. Tu música me obliga a detenerme, a salir de este lunes de calendario y entonces me agarra por las sienes para hacerme sentir de frente estos tiempos que se diluyen a cada segundo.  Vuelvo a otros momentos en esta vida, instantes que se convierten en un ahora y que han escrito a cincel y me acaban llevando a un río, quizá por Suzane, o quizá no.

Simulo que no hay diferencia en lo que oigo sabiendo que ya no estás, pero puede que me esté precipitando en una especie de expiación por el tiempo perdido. Me doy cuenta de que tu ausencia me obliga a enfrentarme a mis sueños que no quise cumplir con excusas de supermercado. Te confieso que tus canciones siempre me han hablado más de mí que de ti, posiblemente por una sordera selectiva al tedio. Y así, presumo amargura por lo que no vendrá y un cierto eco de vacío al pensar que esa voz ha perdido a su referente.

Tu ausencia confirmada es también un anuncio de la mía. Admiro ese coraje de sentirte preparado para un último aliento, y es entonces cuando me espanto un poco al saber que me quedan muchas realidades por asumir y poder admitir un atisbo de este posible final o principio de algo. Ahí es donde se produce el temblor, en la revelación de que nos soñamos como si fuéramos a vivir siempre, y los hilos suelen cortarse mucho antes de lo que esperamos.

Es entonces cuando nos lleva de la mano al río para tomar naranjas y té.

She sends her regards.

fuco-reyes_la-prueba

Mi cabeza se ha vuelto invisible. Sucedió esta mañana mientras me cepillaba los dientes. Mis encías y el resto de células conectadas hasta el cuello desaparecieron sin más. Tras la confusión inicial con el cepillo, comencé a sospechar si sería a raíz de algún efecto adverso de la nueva pastilla que acababa de ingerir tras el desayuno. Al revisar los efectos secundarios en el prospecto comprobé que “la pérdida de peso” no encajaba del todo con lo que me estaba sucediendo.

Y no era solo cosa mía. Era evidente que mis conocidos notaban algo extraño. Dirigían sus ojos hacia donde debería estar mi cabeza, pero la atravesaban con la mirada, como observando algo que sucedía a mi espalda.

La solución a la invisibilidad surgió cuando sonó el teléfono. Mientras acercaba el terminal hasta donde calculaba que estaba mi oreja, me vino la idea sin más.  Así que estiré y levanté el brazo, activé la aplicación de la cámara frontal, y me hice un selfi.

Ahí estoy atrapado en los píxeles, prueba irrefutable de mi lugar en el mundo. Cada vez que me aborda la ansiedad por esto de la identidad, le echo un vistazo a mi selfi, y todo vuelve a estar su sitio. Mis conocidos me agradecen que coloque el teléfono sobre mis hombros cuando nos encontramos. Ahora me miran con mucho más interés.

 

daguerrotipo

espacios intermedios_Fuco Reyes-1

fe_esperanza_caridad_Fuco Reyes-1

 

Asomo la nariz entre la multitud que rodea la plaza de San Fernando en Tui. Son las doce de la mañana y se está celebrando el Sermón del Encuentro, que forma parte de la Procesión de los Pasos de Semana Santa. Desde aquí puedo ver un pequeño enjambre de fotógrafos que se desplazan inquietos por toda la plaza mientras capturan la representación, las imágenes que esperan a ser alzadas, las autoridades ya un poco impacientes, los romanos en formación, los voluntarios de Protección Civil con ese orgullo tan merecido, los miembros de la Hermandad que esperan llevar en andas los pasos, la inquieta banda municipal que aguarda el inicio de la procesión con sordina, un grupo de militares de diferentes cuerpos que parecen ubicados allí por algún tipo de experimento social… Reconozco que hay algo hipnótico en este escenario que me atrapa, que me obliga a mirar un poco más allá de esta primera composición de lugar.

En una esquina descubro a  cuatro pequeñas figuras a quienes confundo inicialmente con una primera comunión. Algo resuena dentro de mí, quizá la curiosidad, y ya estoy atrapado sin remedio. Me acerco al grupo con cuidado, intentando pasar desapercibido entre espectadores y protagonistas, aunque es un esfuerzo vano porque lo cierto es que en este lugar yo no existo.

Me coloco justo detrás de ellas, pegado a un muro de piedra. Saco la cámara de la bolsa y la preparo sin pensarlo demasiado. Encuadro a través del visor evitando a uno de los fotógrafos que ha establecido su punto de observación justo delante del grupo. Me muevo un poco a la izquierda y la composición queda más limpia, funciona. Comienzo a hacer fotos y espero a que algo ocurra. Una de las niñas parece leerme el pensamiento  y se vuelve… Ahora veo que lleva una especie de antifaz totalmente inesperado. Contengo la respiración y coloco enfoque sobre el rostro y hago otra fotografía, la justa que marca el tiempo para que se gire de nuevo.

A mi lado percibo una presencia que reclama mi atención. Una mujer de negro, descalza, que observa a las niñas con responsabilidad y me mira como cuestionándome si merezco estar en este lugar. Me acerco a ella y le pregunto en un susurro qué es lo que representan las niñas.

—Fe, Esperanza y Caridad —me dice casi en un silencio.

—Están muy guapas —le digo muy serio.

Ella asiente satisfecha, me mira con aprobación y se acerca al grupo. —Niñas, daos la vuelta para que os vea este señor.

Las niñas se giran obedientes y posan;  les hago varias fotos conteniendo la respiración, sin dar crédito a mi suerte. La mujer les indica que ya es suficiente y todo termina en unos segundos. Luego se alejan hacia el centro de la plaza, preparadas para la procesión.

Me quedo unos segundos todavía paralizado, atrapado por la magia de lo que acaba de suceder.

 

 

fe_esperanza_caridad__Fuco Reyes-2